La alfombra roja indica “por aquí camina gente importante”, porque, en el pasado, indicaba “por aquí pasan los reyes”. Los reyes no pisaban el suelo: el suelo era sucio (o barroso), y los reyes, que eran seres divinos, no pisaban la misma tierra que sus súbditos.

El color rojo, por ser uno de los más difíciles de lograr, siempre se asoció con el lujo y la opulencia. Sin embargo, es seguro que, en Occidente, en el pasado la realeza prefería el color púrpura, el más caro de todos (se obtiene de la tinta del Murex, un caracol). Aún hoy, los obispos católicos llevan en su atuendo el color púrpura.

Exterior del Grauman's Egyptian Theatre, 1922
Exterior del Grauman’s Egyptian Theatre, 1922

Fueron las líneas de trenes y los hoteles de lujo quienes pusieron las alfombras rojas al alcance de muchas más personas. Además de hacer sentir como reyes a los viajeros, tienen la ventaja de guiarlos: colocada sobre un andén, la alfombra invita al pasajero a caminar en la dirección deseada. Del mismo modo, la escalera de un hotel de lujo adornada con una alfombra roja significa tanto “entre por aquí”,  como “nuestros huéspedes son como reyes”.

El uso de las alfombras rojas en las funciones de gala, y sobre todo en las entregas de premios de la industria del espectáculo se origina, en cambio, en los grandes cines de Los Angeles de los años 20. El Egyptian Theatre fue el primero en hacerlo, para el estreno de Robin Hood, protagonizada por Douglas Fairbanks, en 1922. Casi cuarenta años más tarde (1961), fue la primera vez que hubo alfombra roja antes de la entrega de premios Oscar. Hoy ya no existe entrega de premios sin su “red carpet experience”.

La costumbre de arrojar pétalos de rosas sobre la alfombra que pisan los novios en los casamientos tiene que ver, en cambio, con augurarles fertilidad. Lo mismo significan las guirnaldas con flores que suelen lucir las novias en sus tocados, y también las que engalanan sus vestidos.

En Kalpakian, los colores de alfombra roja lisos que fabricamos son: Malbec, Pasión, y Tomate para moquettes Magnifika; y el color especial de Ibérika para el teatro del Bicentenario de San Juan, llamado “Bordeaux Saint John” que se ve en la imagen de abajo.

Alfombras y butacas para auditorios Kalpakian teatro bicentenario
Alfombra roja Ibérika de Kalpakian en la sala del Teatro Bicentenario de San Juan

Comentá con facebook

comentarios

Etiquetas:

Leave your comment

Your email address will not be published.

This error message is only visible to WordPress admins

Error: No connected account.

Please go to the Instagram Feed settings page to connect an account.